Artículo publicado previamente por Esther Paniagua para El País Retina

En abril de 2016, Elon Musk anunció el lanzamiento de la gama más asequible de sus vehículos eléctricos Tesla, el Tesla Modelo 3. El impacto fue tal que al día siguiente más de 200,000 personas ya habían reservado uno de estos coches. La inesperada demanda hizo que Tesla tuviera que cambiar su sistema de producción y, entre otras cosas, automatizarlo, ya que el ritmo humano de trabajo impedía alcanzar la demanda. Unas máquinas que trabajan sin parar día y noche sí pueden asumir esa carga.

Jerome Glenn, futurólogo y director ejecutivo del  grupo de expertos  Proyecto Millenium, que presentó el 27 de septiembre el estudio  Future Work / Technology 2050  en Fundación Telefónica (Madrid), propone aplicar esa misma máxima a nuestras vidas. La idea es simple, al menos en teoría: un avatar dotado de inteligencia artificial, aprenda de nosotros y cómo somos, de forma que podamos realizar nuestro trabajo sin interrupciones, día y noche. “Y cuando nos levantemos por la mañana, comprobamos que hemos ganado cientos de euros mientras dormíamos”.

Suena muy bien para una película de ciencia ficción pero, ¿tiene base científica la idea de una inteligencia artificial a nuestra imagen y semejanza? En la actualidad, lo que conocemos como inteligencia artificial es su versión más limitada (llamada ANI o  Narrow AI ), nuestros algoritmos aprenden en base a las llamadas redes neuronales profundas ( aprendizaje profundo ), que imitan el funcionamiento del cerebro. Pero ni hijo un cerebro, ni operan como este en toda su complejidad.

 

"Tu avatar ganará dinero por ti mientras duermes"

 

Por otra parte está la inteligencia artificial general (AGI o  General AI ), que puede entender y razonar su entorno como lo haría un ser humano. Es la que imagina la literatura y el cine futurista que, a pesar de los vaticinios, sigue lejos de convertirse en real. Y en una tercera dimensión está la superinteligencia artificial (ASI o  Superinteligencia ), que supera a los mejores cerebros humanos en todos los campos, incluidas las habilidades sociales.

¿Realidad o ficción?

Estas dos últimas son, por el momento, cábalas que dan lugar a más cábalas, como la superinteligencia puede llegar a ampliar las capacidades humanas y crear la llamada inteligencia aumentada. No se ha encontrado que sea viable, pero tampoco que no sea sea sea sea sea sea sea sea sea sea. Científicos como Stephen Hawking o Nick Bostrom creen firmemente en esta posibilidad, y hay un puñado de investigadores y empresarios que están invirtiendo su dinero en desarrollar esa superinteligencia. Sin ir más lejos, el propio Almizcle (el de los Tesla).

Musk ha creado  Neuralink , un proyecto de investigación que busca “agregar una capa de inteligencia artificial a nuestro cerebro”. Es una de las vías de la superinteligencia. Otra es la de los avatares. En ella trabaja el español Sergio Álvarez Teleña, un joven con un currículo de vértigo que acompañó a Glenn en Fundación Telefónica. Desde su  inicio  SciTheWorld , que ha fundado junto con la ciencia de datos Marta Díez, busca “crear un avatar con inteligencia aumentada por nosotros que a su vez aumente nuestra propia inteligencia”.

El trabalenguas se explica así: tratar de encontrar calibraciones de las máquinas que sean naturales para crear un robot que pueda aprender de -y parecerse lo más posible a nosotros. Una forma de inyectar Nuestro conocimiento en máquina para hacerla más inteligente, en Combinación con su propio Aprendizaje automático (la aprendizaje de la máquina ), para usarla Como capacidad añadida. Vamos, como en vez de un cerebro, tuviéramos dos: uno humano y otro digital.

El propósito es específico nuestra renta – “un trabajo de la cuarta dimensión en la era digital”, dice Álvarez Teleña- en un futuro donde el empleo es una incertidumbre y lo único cierto es cada vez más de esas máquinas y algoritmos sustituirán tareas humanas. “Tenemos un contrato social que dice que primero vas a la escuela, luego trabajas y después recibes una pensión. ¿Acaso alguien cree que eso se sostendrá en 50 años? Tenemos que inventar algo nuevo ”, sostiene Glenn.

Cambio de reglas

El futurólogo cree que se va a acabar pronto eso de ir a un trabajo y que te paguen un salario. Mientras tanto, hasta que estos avatares lleguen (si llegan), sostienen que la mejor opción es ponerse las pilas en el mundo digital. “Empieza a jugar en Internet en base a tus aficiones ya lo que te gusta, y construye tu propio mercado”. En otras palabras: búscate la vida. Ah, y no dejes de aprender constantemente -como Glenn lo llama, “autoactualizarte” – porque las necesidades y demandas cambian y requeridas que adaptarte.

Glenn ve todo esto como algo positivo. “Estamos en una era donde cada ser humano tiene la oportunidad de jugar un rol. De vivir siendo nosotros mismos y conectando con las personas a nuestro alrededor. Somos libres de inventar nuestro futuro y nuestro propio trabajo como nunca antes ”, asegura.

Pero el problema es que no todo el mundo es tan libre. Sigue existiendo una brecha digital y una falta de capacitación. Y, por supuesto, la inteligencia aumentada no existe (todavía). Pongamos que los avatares se convertirán en una realidad, ¿quién podrá acceder a ellos? ¿Cuánto costarán? Glenn responde a El PAÍS RETINA con una analogía a tanto huidiza: “En los comienzos de Internet todo el mundo indicaron que eso era cosa de los estadounidenses y nadie lo usaría. Hoy en día en Nairobi hay más gente que realiza transferencias electrónicas que en Manhattan. El cambio llevará tiempo, pero es inevitable ”.

El experto afirma que el mundo es mejor de lo que era antes. “Hemos medido 20 indicadores y salmos ganando en casi todos -pobreza, acceso a medicina y salud, educación, trabajo, etc. Hay solo en dos en los que estamos perdiendo: medio ambiente y crimen organizado. También tenemos un problema de desigualdad creciente: el 99% de la riqueza se concentra en el 1% de la población, según el informe  Una economía para el 99% de Oxfam ”. ¿Cómo frenamos esta tendencia? La solución de Glenn: “Popularizar Kickstarter”. Y lo dice en serio. Como si las plataformas de micro-mecenazgo fueran una variedad mágica.